.































































Flag Counter



























-
-
-

intro




imagen 1 Museo Guggenheim de Bilbao   http://www.guggenheim-bilbao.es/secciones/el_museo/el_edificio.php
imagen 2 GuggenSITO  Eder  Castillo / 2011 / detalle de intervención en calles del Estado de México


En la urbe globalizada, la función primordial del museo es ofrecer una marca visual para que el turista, venga de un remoto país o de la periferia metropolitana, puede aprehender la ciudad como un collage de imágenes congeladas. Los grandes artefactos culturales – museos, monumentos y conmemoraciones – ya no responden tanto a las necesidades de escenificar los mitos fundacionales del Estado y ofrecer espacios de auto-reconocimiento a la burguesía, como a la lógica de explotación económica del parque temático.
El Guggenhein de Bilbao es el paradigma de este nuevo tipo de museo, donde las narrativas sobre la modernidad que se despliegan en sus exposiciones están en realidad subordinadas a esa construcción de un signo visual, que por un lado las engloba, pero por otro las reduce para incorporarlas a una experiencia sintetizada de la ciudad como mercancía de consumo cultural. El impresionante edificio, con sus volúmenes dinámicos y las cubiertas de titanio, suspendido sobre la aguas del Nervión, es un fetiche de sí mismo que ha ido ganando fuerza en la medida en que su imagen se ha repetido hasta la saciedad en los medios de comunicación. Al final, la necesidad de verlo es proporcional a la imposibilidad de no haberlo visto ya.



 Guggensito / sketch de prototipo arquitectónico / tinta sobre papel / Eder Castillo 2009

Dicho de otra manera, el Guggenheim vasco es a los valores tradicionales de la cultura lo que la pornografía al ideal clásico de belleza humana.
El Guggen SITO de Eder Castillo, una estructura inflable que remeda las formas del edificio de Frank Gehry, nos enfrenta a esta condición pornográfica del museo de arte contemporáneo. El diseño es deliberadamente torpe, un “fake” barato, como las imitaciones de marcas internacionales que se venden en los tianguis. Dolorosamente Región – 4. El artista no lo ha “expuesto” en primer término, sino que se ofrece gratuitamente para que la gente lo lleve a sus colonias, e incluso a sus casas,  para que los niños hagan lo que se puede esperar tratándose de un inflable: brincar sobre él. El Guggen SITO deconstruye el aparato simbólico del Guggenheim de muchas maneras: materiales blandos,  pobreza, movilidad… Pero más allá de la parodia evidente, es una pieza que habla de dos temas fundamentales: la producción de espacio público que se considera consustancial a las instituciones culturales, y la reducción de éstas a su imagen, en una sociedad del espectáculo donde la mirada ha adquirido tintes patológicos.


GuggenSITO detalle de intervención en el DF / Eder  Castillo  2011 / 

El artefacto está íntimamente relacionado con otras experiencias museísticas de artistas, como el Musée des Aigles de Broodhaers, el UMoca de Cai Guo-Quiang, el Monumento a Bataille de Hirschhorn o el Museo de la Defensa de Madrid de Tom Lavin, pero a diferencia de éstos, el acento no está en la revisión de los contenidos museificables o en determinadas paradojas formales, sino la performatividad que se abre al público.
El Guggen SITO no es un objeto estrictamente escultórico; como otras obras anteriores del artista – Guatemex, Biosfera, Nation TM – tiene una clara vocación de arquitectura que se traduce en la creación de un espacio habitable. En consecuencia no opera desde su presencia formal, sino desde esta condición arquitectónica. No está hecho para verlo, como el original, el de Gehry, sino para usarlo. Es un espacio destinado al juego y a una sociabilidad en estado puro, que se contrapone a la visibilidad absoluta propia de la sociedad postindustrial.
Usémoslo por tanto, y en lugar de hacer complicadas acrobacias mentales para mantenernos a flote entre tantas modernidades naufragadas, practiquemos unas sencillas piruetas sobre la lona tersa y neumática del Guggen SITO.
Tomas Ruíz-Rivas



GuggenSITO (vista de operación) La Perla, Viejo San Juan Puerto Rico / Eder Castillo 2013






















.

GuggenSITO

GuggenSITO   / imagen de recorridos en barrios de México (Colonia Ferrocarrilera, Tlalnepantla Estado de Mexico) / Eder  Castillo 2011


En la urbe globalizada, la función primordial del museo es ofrecer una marca visual para que el turista, venga de un remoto país o de su propia periferia, pueda captar la ciudad como un collage de imágenes congeladas. Las crudas predicciones de Guy Debord[i] se han visto desbordadas por la aparición de nuevas prácticas de consumo, donde la autenticidad sólo es factible, y relevante, si se puede escenificar para satisfacer la avidez de experiencias culturales de la clase media global. Disneyland es el modelo sobre el que se reinventan hoy las ciudades, conscientes de que la copia es siempre mejor que el original.
Algunos autores identifican al sujeto de la era postindustrial con el turista, como MacCannell[ii], para quien la primera aprehensión de la civilización actual emerge en la mente del turista. Otros, como John Urry[iii], han investigado la construcción de la mirada, desde la premisa de que ésta ocupa un lugar central en la epistemología moderna. Para él la mirada se construye mediante signos, y el turismo implica la recolección de signos. En la misma dirección, pero en un estudio más específico, Sarah Benson[iv] considera el souvenir un instrumento epistemológico: hace de la repetitividad un estándar de autenticidad, fragmenta el paisaje urbano en componentes comprensibles y los colecciona bajo una mirada interpretativa. Operaciones todas emparentadas con la metodología de investigación científica, por mucho que el conocimiento turístico se sitúe en el polo opuesto del arco de los saberes legitimados. Pero lo más relevante del turismo, del ocio en general, es que por una parte las actividades tradicionalmente consideradas “improductivas” han desplazado al trabajo en la renovación y significación de las prácticas sociales, vaciando de contenido la lucha de clases y las instituciones políticas del capitalismo industrial. Y por otra se han convertido en el centro de la producción de valor, dando lugar a lo se conoce como capitalismo del conocimiento, y poniendo en primera línea las llamadas industrias culturales. Término que ha cambiado de signo, desde la intención crítica de sus creadores, Adorno y Horkheimer[v], a una panacea para la renovación de tejidos productivos exhaustos.
Tenemos que entender al turista, como señala acertadamente Manuel Delgado en el catálogo de la exposición Tour-ismes, “…involucrado activamente en un proceso que está modificando los contextos en que irrumpe, generando negocio, transformando paisajes, determinando políticas, desestructurando y reestructurando configuraciones sociales.”[vi]
En este contexto los grandes artefactos culturales – museos, monumentos y conmemoraciones – ya no responden tanto a las necesidades de escenificar los mitos fundacionales del Estado y ofrecer espacios de auto-reconocimiento a la burguesía, como a la lógica de explotación económica del parque temático. Aquí, los intensos debates sobre la regeneración del museo, sus capacidades políticas, la esfera pública, su privatización[vii]… todo pierde sentido cuando la mercantilización de las experiencias que las instituciones culturales nos ofrecen tiene como consecuencia que aquellas, las experiencias, ya no se diferencien esencialmente de las que nos proporcionan Disneyworld o la recreación kitsch de un mercado medieval.
El Guggenhein de Bilbao es el paradigma del nuevo rol del museo, donde las narrativas sobre la modernidad que se despliegan en sus exposiciones están en realidad subordinadas a la construcción de un signo visual, que por un lado las engloba y re-significa, pero por otro las reduce para incorporarlas a una experiencia sintetizada de la ciudad. El impresionante edificio, con sus volúmenes dinámicos y las cubiertas de titanio, suspendido sobre la aguas del Nervión, es un fetiche de sí mismo que ha ido ganando fuerza en la medida en que su imagen se ha repetido hasta la saciedad en los medios de comunicación. Al final, la necesidad de verlo es proporcional a la imposibilidad de no haberlo visto ya.
Dicho de otra manera, el Guggenheim vasco es a los valores tradicionales de la cultura lo que la pornografía al ideal clásico de belleza humana.
El GuggenSITO de Eder Castillo, una estructura inflable que remeda las formas del edificio de Frank Gehry, nos enfrenta a la condición pornográfica del museo de arte contemporáneo. El diseño es deliberadamente torpe, un “fake” barato, como las imitaciones de marcas internacionales que se venden en los tianguis. Dolorosamente Región – 4. El nombre encierra un doble tropo: sito, como diminutivo, con el característico cambio ortográfico de la “c” en “s”, y sito en alusión a sitio, al trabajo in situ, o como se dice entre entendidos, site specific. 
El artista no lo ha “expuesto” en primer término, sino que se ofrece gratuitamente a la gente que quiera llevarlo a sus colonias, e incluso a sus casas,  para que los niños hagan lo que se puede esperar tratándose de un inflable: brincar sobre él.

GuggenSITO deconstruye el aparato simbólico del Guggenheim de muchas maneras: materiales blandos,  reducción de escala, acabados povera, movilidad… Pero más allá de la parodia evidente, de ese gesto entre burlón y vengativo de la cultura popular, que se repite en fenómenos tan dispares como la elegancia del pachuco y el pichinglis del Aserejé[viii], la pieza de Eder Castillo remite a una cuestión central en el pensamiento filosófico y político de las últimas décadas: la transformación del mundo en imagen, y no en una imagen total, como pretendía Heidegger[ix], sino fragmentada. El mundo transformado en collage. Si lo analizamos desde una perspectiva distinta, se trata de la substitución de la mercancía física por su signo, que es la clave de la revolución del Capitalismo al final del siglo XX. GuggenSITO se apropia del Guggenheim en cuanto que imagen pura para devolverlo al mundo de lo real, a un mundo de performatividades directas. Y lo hace allí donde las discontinuidades de la modernidad, por usar la expresión acuñada por MacCannell, dejan espacios vacíos en el impenetrable tejido de la nueva economía de la cultura: los márgenes de la ciudad de México, las desoladas periferias del sistema.
Por eso, aunque el artefacto está relacionado con otras experiencias museísticas o paramuseales de artistas, opera en un nivel simbólico completamente distinto. Los interrogantes que planteaba en 1968 Marcel Broodthaers con el Musée d’Art Moderne se dirigían sobre todo a las disfunciones del museo como productor de significado. “La ficción del Musée d’Art Moderne Departement des Aigles – escribe Catherine David – al instaurar una relación de fuerzas entre la ‘violencia institucionalizada’ del museo y la ‘violencia poética’ de una colección arbitraria, contingente y efímera de objetos heteróclitos (desde la etiqueta de la caja de Camembert hasta el águila precolombina), pone de manifiesto las ‘condiciones de verdad’ de la presentación museística”[x].
Algo similar ocurre con los museos de arte contemporáneo de Cai Guo-Quiang, o con una amplia tipología de dispositivos móviles y/o mínimos desarrollados sobre todo en América Latina, a caballo entre la creación artística y una forma de curaduría radical: Hoffmann’s House y la Galería Callejera en Chile, Banca de Capacete en Brasil, El Museo de la Calle del colectivo Cambalache en Bogotá, el Changarrito en México, el itinerante Museo Peatonal de Alós y Dumit, o variadas experiencias con microbuses a lo largo del continente[xi]. Por no hablar del Centro Portátil de Arte Contemporáneo[xii], mucho más próximo a esta propuesta en todos los sentidos, y donde además Eder Castillo tiene una implicación directa.         
Quizás hay más puntos de contacto con la serie de monumentos de Thomas Hirschhorn, y sobre todo con el Musée Precaire Albinet[xiii] (2004), donde una comunidad en riesgo de exclusión social fue invitada a construir y gestionar el proyecto. Aunque los intereses del artista suizo no se dirigen a la deconstrucción del artefacto cultural, que más bien se refuerza por la inclusión de la obras originales de los principales artistas del siglo XX, sino a su contextualización. Hirschhorn parte de la idea de que el arte va a proporcionar una experiencia positiva en todos los casos, y, según dice en el material publicado por los Laboratorios de Aubervilliers, lo que pretendía no era atraer al máximo número de personas a un lugar dedicado al arte, sino dar vida a éste fuera de los espacios que se le suelen asignar, centrándose en un lugar específico –la barriada de Landy y la unidad habitacional Albinet.

Galeria Callejera Laboratorio Movil de Artes Integradas (2009)


Musée Precaire Albinet Thomas Hirschhorn 2004 

 A diferencia de todas estas experiencias, GuggenSITO no pone su acento en la revisión de los contenidos museificables o en determinadas paradojas formales, sino en la performatividad que abre al público. Al igual que en otros proyectos anteriores – Guatemex, Biosfera, Lugar en Medio, Nation TM –  Eder Castillo hibrida la institución cultural y el objeto artístico para crear espacios excepcionales, espacios cualitativamente distintos del que produce la ciudad actual, y distintos también de los que configuran los museos y centros de arte.
De todas ellas Guatemex (2006) y Biosfera (2007) son las que tienen más en común con GuggenSITO. Se trata de construcciones ubicadas en los no-lugares de las fronteras de México con Guatemala y los Estados Unidos, respectivamente. Ambas estaban literalmente en la tierra de nadie. Guatemex flotando en el río Suchiate, y Biosfera sobre el lecho seco del Río Bravo. El primero era un punto de información y acceso a Internet para los inmigrantes centroamericanos que pretenden cruzar México para llegar hasta los Estados Unidos, y funcionó realmente como un espacio de libertad y de encuentro para este colectivo, que es uno de los más vulnerables de toda América. El segundo tenía un planteamiento algo más metafórico, porque se presentaba como un vivero de especies que viven en simbiosis, una alusión irónica a la relación entre gringos y mexicanos, pero pronto se convirtió también en un lugar de reunión para jóvenes de Ciudad Juárez, bajo la mirada suspicaz, pero inesperadamente respetuosa, de los policías de ambos puestos fronterizos.

Pese a su aspecto vanguardista, a su calidad estética, sea lo que sea esto, no se trata de acciones destinadas a una postproducción bidimensional, a la fotografía o el vídeo. Es decir, al contrario que los museos “Premier”, o que la mayoría de las acciones artísticas de sitio específico, que están destinadas en exclusiva a los medios impresos o digitales, porque es allí donde se encuentra su verdadero espacio de circulación, sea como original en ferias y museos, o en reproducciones en catálogos y revistas, los trabajos de Eder Castillo, y de manera muy especial GuggeSITO, crean espacios destinados a una sociabilidad en estado puro, que se contrapone precisamente a la visibilidad absoluta de la economía postindustrial. Y esto tiene que ver con el público que está interpelando.
La cuestión en este caso está en el sofisticado sistema de inclusiones y exclusiones sociales que se efectúa desde la cultura. De lo que se trata es de a quién se está hablando, a quién se dirige el artista, y qué relación tiene ese quién con el tejido productivo que sostiene al aparato cultural público y privado. Quién se identifica como público de la imagen, de esa postproducción del evento que hemos señalado antes, y qué clase de privilegios puede conllevar el formar parte de ese público. Porque el público se ha identificado con el sujeto político en la esfera pública moderna: el público los forman los que están incluidos, los dotados de agencia, versus a los excluidos. Y es a esta irrealidad, una esfera pública comprehensiva, generalista, a la que se sigue dirigiendo el museo de arte contemporáneo, aún a sabiendas de que las cosas son ahora muy distintas. El turista, como público hegemónico de esos artefactos culturales y relatos, se nos presenta aquí en su dimensión política, no en su sumisión a la banalidad de la industria cultural, sino en el ejercicio de su poder como propietario de los signos que su mirada y su cámara capturan. Es en el consumo, como bien señalaba Juan Acha[xiv] respecto de las artes visuales, donde se produce el sentido. “Como trabajo simple, individual y específico, el consumo (artístico) es un mediador de la producción (…) porque el consumo crea el sujeto para el producto. (…) El artista realiza un trabajo material y el consumidor uno sensitivo-ideológico. (…) Así para nosotros el consumo es la relación objeto-sujeto, o sea, consta de la estructura formal y material del objeto y la significativa del sujeto.” Los efectos del consumo cultural son de sobra conocidos, la fetichización de las obras de arte, la mixtificación de la personalidad del artista, la elitización del público o la sacralización de los lugares de distribución de bienes culturales[xv].
Pero lo que nos interesa es sobre todo ese aspecto de la constitución de sujetos, porque ahí es donde está el núcleo de lo político. Para explicarlo con un ejemplo, los casi 1.000 millones de desplazamientos turísticos anuales que la Organización Mundial del Turismo[xvi] contabiliza, son un pobre contrapeso para los miles de millones de seres humanos cuyos movimientos están limitados por factores tanto económicos como legales, pero cuyo trabajo produce la riqueza necesaria para construir y dotar de contenidos a los museos y grandes citas culturales. Personas tan superfluas que no es que no lleguen a constituirse como sujetos, sino que ni siquiera llegan a constituirse en objeto de la mirada del turista.

En el ámbito de la sociedad mexicana, de las latinoamericanas en general, GuggenSITO tiene unas connotaciones políticas muy directas, que se perciben con dificultad desde Europa, donde escribo este texto. La cultura ha ocupado un espacio privilegiado en la legitimación del Estado moderno. Pero en América los procesos revolucionarios burgueses de los que ha emanado han necesitado de ella en un doble sentido: para legitimar su emancipación de las estructuras de poder del antiguo régimen, como en Europa, y para legitimar su Estado frente a otros hipotéticos sujetos históricos con derechos sobre el mismo territorio: los indígenas. Creo que sólo en Lima, Perú, el conflicto ha alcanzado una expresión material, en el armazón del museo inacabado del parque Manuel Beltroy[xvii], donde ciudadanos bien pensantes llevan a cabo las actividades pedagógicas del museo que no fue. En México, por el contrario, la inflación museística – con los nuevos MUAC, Jumex, Slim, y los no tan nuevos SAPS, MAM, Tamayo, Carrillo, Laboratorio de Arte Alameda, ECO, ExTeresa, Chopo, San Ildefonso… – sobre un paisaje desolado de miseria y violencia, deja al descubierto esas discontinuidades de la modernidad de las que hablaba MacDonnell. Ese permanente crujir del museo de arte moderno o contemporáneo latinoamericano es lo que resuena, hasta el estrépito, en las mullidas paredes de GuggenSITO.
Usémoslo por tanto como lo que es, y en lugar de hacer complicadas acrobacias mentales para mantenernos a flote entre tantas modernidades naufragadas, practiquemos unas sencillas piruetas sobre la lona tersa y neumática del GuggenSITO.




Tomás Ruiz-Rivas





GuggenSITO   / imagen de recorridos en barrios de Puerto Rico (La Perla Viejo San Juan) / Eder  Castillo 2013



[i] Debord, Guy. La sociedad del espectáculo.
[ii] MacCannell, Dean. El Turista, una nueva teoría de la clase ociosa.
[iii] Urry, John. The Tourist Gaze. Shage Publications. London 2002
[iv] Medina Lasansky, D. y McLaren, Brian editors. Arquitectura y turismo. Gustavo Gili. Barcelona 2006
[v] Adorno, Theodor y Horkheimer, XX. La dialéctica de la Ilustración.
[vi] Delgado, Manuel. Ciudades de mentira. El turismo cultural como estrategia de desactivación urbana. En Tour-ismes. Ed. Jorge Luis Marzo, Nuria Enguita y Joan Roca. Fundación Tapies. Barcelona 2002. Versión española en pág. 367.
[vii] Ver Möntmann, Mona editor. Art and its institutions. Black Dog Publishing. London 2006.
[viii] Aserejé, 2002, canción del grupo Las Ketchup, formado por las hijas del cantaor gitano Tomatito, donde el rap Rapper’s Delight se cantaba en su transcripción fonética y con ritmos de rumba: “Aserejé, já, dejé, dejebe tu de jebere sebiounouva, majabi and de bugui and de buididipí”.
[ix] Heidegger, Martin. Caminos del bosque. Alianza Editorial. Madrid 1998.
[x] David, Catherine. Marcel Broodthaers. Catálogo. Ministerio de Cultura y Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Madrid 1992. Pp. 19 y 21.
[xi] Ver El Museo Mínimo, del autor. Revista Arte x Excelecias Nº 5. 2010
[xiii] Musée Precaire Albinet. Xavier Barrral y Les Laboratoires d’Aubervilliers. Paris 2005.
[xiv] Acha, Juan. El arte y su distribución. Universidad Nacional Autónoma de México. Ciudad de México 1984. Pág. 34.
[xv] Acha, Juan. El consumo artístico y sus efectos. Editorial Trillas, Ciudad de México 1988. Pág. 229.
[xvi] Ver “Datos y cifras” en http://unwto.org/es

antecedentes




¿Un Guggenheim en México?



información en linea, noticias y articulos publicados sobre el proyecto Guggenheim en Mexico




________________________________________________________





Museo Guggenheim de Guadalajara
http://es.wikipedia.org/wiki/Museo_Guggenheim_de_Guadalajara


Museo Guggenheim Guadalajara
Guggenheim Guadalajara.jpg
Fotomontaje del proyecto de Guggenheim presentado por la oficina Asymptote en la Barranca Huentitan.
Información geográfica
PaísMéxico
CiudadGuadalajara
Información general
InauguraciónCancelado

El Museo Guggenheim Guadalajara habría sido el sexto Museo Guggenheim en el mundo, con sede en la ciudad mexicana de Guadalajara, con ubicación en el parque mirador Independencia, la barranca de Huentitán, en la Zona Metropolitana de Guadalajara.
Oficialmente, el 26 de octubre de 2009, el director de Estrategia Global de la Fundación Solomon R. Guggenheim de Nueva York, Juan Ignacio Vidarte, informó que esa organización ha cancelado por completo el proyecto en Guadalajara.1



  • Los materiales que se habrían usado en la construcción de la Torre serían: hormigón reforzado, acero y vidrio en la mayor parte de la estructura del edificio.
  • El ingeniero de la estructura de la torre es: Guy Nordenson & Associates.
  • La torre habría sido la segunda más alta de Guadalajara después de la Torre Torrena.
  • El edificio era considerado inteligente debido al sistema de luz llamado B3 al igual que Torre Aura Altitude.
  • El edificio habría estado capacitado para soportar un terremoto de 8.0 en la escala de Richter.








____________________________________________________________



Construirá mexicano museo Guggenheim
http://fox.presidencia.gob.mx/buenasnoticias/cultura/?contenido=18717&pagina=27-


Cultura
Sábado, 4 de Junio de 2005
El Universal Online / Notimex. El arquitecto mexicano Enrique Norten ganó el concurso para construir el museo Guggenheim que se instalará en la occidental ciudad mexicana de Guadalajara, informó una fuente del Consejo de Administración de la Fundación Guggenheim.

"Enrique Norten ganó el concurso en un proceso muy dividido", dijo la fuente, que prefirió no ser citada por nombre.

Se prevé que la institución haga el anuncio formal "en la próximas horas o a más tardar el próximo lunes", comentó.

Norten es director y socio principal del despacho "Ten Arquitectos", y dejó en el camino los proyectos de Jean Nouvel, de "Atelier Jean Nouvel" y de Lise Anne Couture y Hani Rashid de "Asymptote".

La asignación del ganador del proyecto arquitectónico es una de las partes más importantes del plan de factibilidad para concretar el proyecto del que sería el primer museo "satélite" del Guggenheim en América Latina.

De acuerdo con el proceso, la ciudad de Guadalajara, en el estado mexicano de Jalisco, cuenta ahora con un plazo de hasta ocho meses para empezar a edificar el proyecto que tiene un costo tentativo de 250 millones de dólares.
Última modificación:
Sábado, 4 de Junio de 2005 a las 14:31 por Jesús Olguín Sánchez.










______________________________________________________________



Gana mexicano construcción del Guggenheim 

http://www.esmas.com/noticierostelevisa/mexico/450699.html

por: Agencia 
Fuente: NOTIMEX


El arquitecto mexicano Enrique Norten gana el concurso para construir el museo Guggenheim en Guadalajara


NUEVA YORK, Estados Unidos, jun. 3, 2005.- 

El arquitecto mexicano Enrique Norten ganó el concurso para construir el museo Guggenheim que se construirá en ciudad de Guadalajara, Jalisco, informó una fuente del Consejo de Administración de la Fundación Gugenheim.
"Enrique Norten ganó el concurso en un proceso muy dividido", dijo una fuente de la fundación Solomón Guggenheim, que prefirió no ser citada por nombre.
Norten es el director y socio principal del despacho "Ten Arquitectos" con oficinas en México y Nueva York y dejó en el camino los proyectos de Jean Nouvel, del "Atelier Jean Nouvel", y al de Lise Anne Couture y Hani Rashid de "Asymptote".
La asignación del ganador del proyecto arquitectónico es una de las partes más importantes del plan de factibilidad para concretar el proyecto del que sería el primer museo "satélite" del Guggenheim en América Latina.
La junta directiva del Guggenheim tiene ahora que decidir, una vez concluido su estudio de factibilidad (rentabilidad del proyecto a largo plazo), si irá adelante con la construcción del mismo o no.
Se espera que el museo tome una decisión sobre el proyecto "Guadalajara", en agosto próximo.
El jurado de la competencia lo integraron el curador Patrick Charpenel, el secretario de Turismo de México, Rodolfo Elizondo, el arquitecto estadunidense, Frank Ghery, y el alcalde de Guadalajara Emilio González.
Asimismo, el director de la Fundación Guggenheim, Thomas Krens, el director del Museums fr Angewandte Kunst (MAK), de Vienna, Austria, Peter Noevens, y el gobernador del estado de Jalisco, Francisco Ramírez Acuña.
"El concurso arquitectónico es parte de un estudio para explorar la factibilidad, desde una perspectiva arquitectónica, económica y cultural para establecer un museo de clase mundial en Guadalajara", indicó la institución en un comunicado.
El sitio donde se construiría el museo es la orilla de la Barranca de Oblatos, un cañon de más de 600 metros de profundidad, que fue declarado Reserva Ecológica en 1993.
Norten ya ha construido edificios públicos en Guadalajara, en 2001 concluyó el proyecto deportivo "Educare", un complejo de vidrio, aluminio y acero, comisionado por el empresario Jorge Vergara.
Norten estudió Arquitectura en la Universidad Iberoamericana y obtuvo una maestría de la Universidad de Cornell, en Nueva York, en 1980.
Cinco años después abrió su despacho en la capital mexicana, (TEN Arquitectos) y hace cuatro años estableció su sucursal en Nueva York.
El arquitecto y su equipo de trabajo han recibido, entre otros premios, el Premio Nacional de Arquitectura, del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes de México, cinco premios en la Bienal Mexicana y el primer premio Mies van der Rohe para América Latina (1988).






___________________________________________________________






http://www.arqred.mx/blog/2009/07/07/museo-guggenheim-guadalajara-3/
7 Jul 2009


 El Guggenheim que se construirá en Guadalajara, México, es un edificio complejo que permite al usuario a visitar tanto las galerías como el contexto natural en el que está situado. Este proyecto fue el ganador del concurso para la construcción del Guggenheim. Este proyecto fue realizado por el arquitecto Enrique Norten del despacho TEN.
La ubicación de este proyecto hace que el museo tenga mas impacto y se logre la apreciación de la topografía colindante mediante el recorrido del mismo. Se juega con diferentes alturas y dimensiones de espacios ubicados en medio de la naturaleza con una estructura muy ligera y se percibe al edificio como si estuviera flotando por lo que su impacto en el medio es sutil y permeable. La piel del edificio se adapta al lugar en el que está por permitir la vista hacia la barranca de Huentitán durante el recorrido interno del edificio.
Detalles Importantes
<!– /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-parent:”"; margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:”Times New Roman”; mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;} a:link, span.MsoHyperlink {color:blue; text-decoration:underline; text-underline:single;} a:visited, span.MsoHyperlinkFollowed {color:navy; text-decoration:underline; text-underline:single;} @page Section1 {size:612.0pt 792.0pt; margin:70.85pt 3.0cm 70.85pt 3.0cm; mso-header-margin:36.0pt; mso-footer-margin:36.0pt; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;} –>
-Dicho museo es el primer Guggenheim que será construido en Latinoamérica y su construcción pronto se iniciará.
-Por sus características arquitectónicas y concepciones físicas probablemente se trate del Guggenheim más caro en la historia.
-La construcción será diseñada por el arquitecto mexicano Enrique Norten de la casa —-TEN Arquitectos, el cual fue ganador del concurso arquitectónico en el que participaron Jean Nouvel de Ateliers Jean Nouvel (París) y Hani Rashid y Lise Anne Couture de Asymptote (Nueva York).
-La Fundación Solomon R. Guggenheim y el gobierno del estado de Jaliscollevaron a cabo el estudio de factibilidad en agosto de 2005 y su construcción total se tiene planeada para finales de 2008.
-Los materiales que se usarán en la construcción de la Torre serán: hormigón reforzado, acero y vidrio en la mayor parte de la estructura del edificio.
-El ingeniero de la estructura de la torre es: Guy Nordenson & Associates.
-La torre será la segunda más alta de Guadalajara después de la Torre Torrena.
-El edificio será considerado inteligente debido al sistema de luz llamado B3 al igual que Torre Aura Altitude.
-El edificio podrá soportar un terremoto de 8.0 en la escala de Richter.
Lamina






_____________________________________________________________





Autoridades mexicanas no tomaron las decisiones a tiempo, aduce la institución
La fundación Guggenheim desiste de sus proyectos para construir museos en México y Brasil

http://www.jornada.unam.mx/2009/10/27/cultura/a07n2cul

Juan Carlos Partida
Corresponsal
Periódico La Jornada
Martes 27 de octubre de 2009, p. 7

a07n2cul-1.jpg
a07n2cul-2.jpg

a07n2cul-3.jpg


Tres proyectos del recinto que se construiría en la capital de Jalisco, el cual se pensaba sería el quinto museo Guggenheim en el mundo


Guadalajara, Jal., 26 de octubre. El alcalde interino de Guadalajara, Juan Pablo de la Torre, lamentó el anuncio que este lunes hizo la Fundación Solomon R. Guggenheim respecto de que el organismo con sede en Nueva York se desistió de realizar los proyectos que tenía para abrir nuevos museos en México y Brasil, y que se centrará exclusivamente en el de Abu Dhabi, en los Emiratos Árabes.
El edil reconoció que la falta de dinero fue el factor principal para avanzar en un proyecto que habría puesto a Guadalajara dentro del circuito de los museos de clase mundial, pero dijo que se tendría que optar por continuar con un proyecto alterno en el predio que fue donado para construir el edificio.
El anuncio motivó que regidores de Guadalajara reclamaran la devolución del predio, con valor comercial superior a mil millones de pesos. También hizo perder al patrimonio municipal al menos un millón de dólares que fueron utilizados para el estudio de factibilidad previo a la autorización para su ahora definitivamente cancelada construcción.
Sin recursos
La fundación Guggenheim explicó que la crisis económica impidió a las autoridades federales, estatales y municipales mexicanas que tomaran las decisiones necesarias en el plazo acordado, lo cual fue confirmado por el alcalde De la Torre, al aceptar que no existen los recursos para la construcción.
El 27 de abril de 2007 el ayuntamiento de Guadalajara donó a la Asociación Guadalajara Capital Cultural, que logró la autorización para construir un Guggenheim en la ciudad, el parque mirador Doctor Atl, de 64 mil metros cuadrados junto a la barranca de Huentitán, que ofrece un paisaje impactante y es límite natural al norte de la zona metropolitana. Sería apenas el quinto de los museos Guggenheim a escala global, junto a los de Nueva York, Venecia, Bilbao y Berlín.
El decreto preveía que si los trabajos se cancelaban, no fuera factible su operación o la construcción no arrancaba antes de que terminara el primer semestre del 2011, el ayuntamiento tendría el derecho de pedir la devolución de un predio que se valúa en mil 28 millones de pesos.
En mayo de 2005 se anunció que el museo estaría terminado en 2010 y sería un edificio a cargo de Ten Arquitectos, luego de que el mexicano Enrique Norten ganó el concurso sobre personajes como Jean Nouvel, Hani Reashid y Anne Couture.
El principal impulsor del proyecto en Guadalajara era Aurelio López Rocha, empresario jalisciense, quien en 2007 fue llamado para convertirse en el actual titular de la Secretaría de Turismo estatal justo por su promoción del Guggenheim y de una torre panorámica en Zapopan, que tampoco ha podido construirse por falta de recursos








___________________________________________________________








Fundación Guggenheim entierra proyecto en México
El organismo no abrirá un museo en nuestro país y se centrará exclusivamente en Abu Dhabi

http://www.eluniversal.com.mx/notas/635558.html
Fundación Guggenheim entierra proyecto en México
En nuestro país no habrá un nuevo inmueble de la Fundación Guggenheim (Foto: Archivo/ELUNIVERSAL )




EFE 
EL UNIVERSAL 
BILBAO DOMINGO 25 DE OCTUBRE DE 2009 
08:23 El director de Estrategia Global de la Fundación Solomon R. Guggenheim de Nueva York, Juan Ignacio Vidarte, ha dicho que esta fundación desistió de los proyectos que tenía para abrir nuevos museos de la marca en México y Brasil y ha decidido centrarse exclusivamente en el de Abu Dhabi.
Vidarte, también director del Museo Gugghenheim Bilbao, señaló, en declaraciones a EFE al cumplirse un año desde que fuese nombrado director de Estrategia Global, que se decidió abandonar el proyecto que había en Río de Janeiro "de común acuerdo con su impulsor, el Ayuntamiento de la ciudad brasileña", "tras unos meses de paralización y cuando estaba a punto de iniciarse su desarrollo".
En cuanto al proyecto que había para la ciudad mexicana de Guadalajara, señaló que "está muerto, fundamentalmente por una cuestión relacionada, en este caso, con la crisis económica, que impidió a las autoridades mexicanas tomar las decisiones que tenían que tomar en el plazo adecuado".
"El único proyecto que en este momento está vivo y en fase de desarrollo -afirmó-, es el de Abu Dhabi y yo creo que, en futuro inmediato, así va a seguir siendo porque es un proyecto que requiere una gran atención y una dedicación importante".
Se trata de un proyecto de Museo de un tamaño considerable con una superficie expositiva bastante mayor que la del Museo de Bilbao (11.000 metros cuadrados) y en un entorno en el cual forma parte de un proyecto muy ambicioso de transformación de la ciudad y de desarrollo de una zona nueva de Abu Dhabi, como es la Isla Saadiyat, donde se asentará.
"En el futuro, es posible que surjan otros proyectos, porque en la estrategia internacional de la Fundación siempre se ha manifestado que puede tener interés tener una presencia en Asia o en América Latina, pero eso es algo que se verá en el futuro, si es que surgen iniciativas que sean de nuestro interés", agregó.
Respecto al desarrollo del proyecto en la capital de los Emiratos Árabes, el responsable de analizar la viabilidad y desarrollar los proyectos de expansión internacional de la Solomon R. Guggenheim Foundation señaló que "está bien encarrilado y sigue el calendario previsto".
Vidarte explicó que, a lo largo de 2009, se ha completado el diseño esquemático de la arquitectura y que está en fase de desarrollo el proyecto conceptual del edificio, que se espera que esté acabado para antes del verano de 2010.
Además, indicó que espera que las obras de cimentación del edificio comiencen en el primer trimestre del año y agregó que está por empezar lo que será la configuración  de la colección propia del museo de Abu Dhabi.

cvtp







______________________________________________________________





Oficial, Guadalajara se queda sin Guggenheim

CULTURA • 
Así lo anunció el director de la fundación Solomon R. Guggenheim.
Foto: EFE
EL TAMBIÉN DIRECTOR GENERAL DEL MUSEO GUGGENHEIM DE BILBAO, DIJO QUE PODRÍAN AMPLIAR LAS INSTALACIONES ALLÁ.
Bilbao • .- El director de Estrategia Global de la Fundación Solomon R. Guggenheim de Nueva York, Juan Ignacio Vidarte, informó que esa organización se desistió de los proyectos que tenía para abrir nuevos museos de la marca en México y Brasil y ha decidido centrarse exclusivamente en el de Abu Dhabi (Emiratos Árabes Unidos)
Vidarte, también director del Museo Gugghenheim Bilbao, señaló, al cumplirse un año desde que fue nombrado director de Estrategia Global, que se decidió abandonar el proyecto que había en Río de Janeiro “de común acuerdo con su impulsor, el ayuntamiento de la ciudad brasileña, tras unos meses de paralización y cuando estaba a punto de iniciarse su desarrollo”.
En cuanto al proyecto que había para Guadalajara, señaló que “está muerto, fundamentalmente por una cuestión relacionada, en este caso, con la crisis económica, que impidió a autoridades mexicanas tomar las decisiones que tenían que tomar en el plazo adecuado.
“El único proyecto que en este momento está vivo y en fase de desarrollo –afirmó– es el de Abu Dhabi y yo creo que, en el futuro inmediato, así va a seguir siendo porque requiere de una gran atención y una dedicación importante.”
Se trata de un proyecto de museo de un tamaño considerable, con una superficie expositiva bastante mayor que la del Museo de Bilbao (11 mil metros cuadrados) y en un entorno en el cual forma parte de un proyecto muy ambicioso de transformación de la ciudad y de desarrollo de una zona nueva de Abu Dhabi, como es la Isla Saadiyat, donde se asentará.
“En el futuro, es posible que surjan otros proyectos, porque en la estrategia internacional de la fundación siempre se ha manifestado interés de tener una presencia en Asia o en América Latina, pero eso es algo que se verá en el futuro, si es que surgen iniciativas que sean de nuestro interés”, agregó Vidarte.
Respecto al desarrollo del proyecto en la capital de los Emiratos Árabes, el responsable de analizar la viabilidad y desarrollar los planes de expansión internacional de la Fundación Solomon R. Guggenheim señaló que “está bien encarrilado y sigue el calendario previsto”.
Vidarte explicó que, a lo largo de 2009, se ha completado el diseño esquemático de la arquitectura y que está en fase de desarrollo el proyecto conceptual del edificio, que se espera esté acabado para antes del verano de 2010.
Además, indicó que espera que las obras de cimentación del edificio comiencen en el primer trimestre del año y agregó que está por empezar lo que será la configuración de
la de la colección propia del museo de Abu Dhabi.
Se cumplen las advertencias de Norten
En entrevista con Público (23/03/09), el urbanista mexicano Enrique Norten, director de Ten Arquitectos, despacho que se encargaría de la construcción en Guadalajara del Museo Guggenheim, ya advertía del peligro de que este proyecto para México se viniera abajo por lo que él calificó “falta de decisión política” de las autoridades de Jalisco.
Un jurado conformado, entre otros personajes, por Frank Gehry, arquitecto y autor del Museo Guggenheim de Bilbao, España, y Thomas Krens, director de la Fundación Solomon R. Guggenheim, escogió la propuesta de Enrique Norten sobre firmas tan prestigiosas como la del multipremiado arquitecto francés Jean Nouvel y la compuesta por Hani Reashid y Anne Couture. El recinto tapatío, según se anunció en mayo de 2005 cuando tuvo lugar dicho concurso, habría estado listo en 2010; sin embargo, a menos de un año de que se cumpliera el plazo, se le preguntó a Norten cuál era la situación, a lo que el arquitecto respondió: “Desafortunadamente la actual situación económica global ha obligado a la Fundación Solomon R. Guggenheim, que lo dirige, a ir un poco más lento, porque mucho de eso tiene que ver con la recaudación de fondos, sobre todo de empresas privadas de Guadalajara”.















_________________________________________________________________________







Guadalajara cancela museo Guggenheim

http://www.cnnexpansion.com/obras/2009/10/29/guadalajara-cancela-museo-guggenheim

CNN EXPANSION / Publicado: Jueves, 29 de octubre de 2009 a las 12:48
El Gobierno de Jalisco anunció la construcción de un museo similar o superior en la ciudad; la fundación Guggenheim dará prioridad a la edificación del museo que realiza en Emiratos Árabes.

obras

La fundación Guggenheim da prioridad a su proyecto en Emiratos Árabes y cancela Guadalajara. (Foto: Museo Guggenheim, NY Cortesía Gobierno de Jalisco.)

La fundación Guggenheim da prioridad a su proyecto en Emiratos Árabes y cancela Guadalajara. (Foto: Museo Guggenheim, NY Cortesía Gobierno de Jalisco.)
CIUDAD DE MEXICO — La fundación Solomon R. Guggenheim informó la cancelación del museo que construiría en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, debido a que concentrará sus esfuerzos en el proyecto que actualmente desarrolla en Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos, y en los museos que ya tiene en operación.
El primer Guggenheim fue diseñado por Frank Lloyd Wright y abierto hace 50 años en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos, para exhibir arte moderno y contemporáneo, así como para difundir la cultura mediante conferencias y clases. Está considerado como uno de los íconos arquitectónicos del siglo XX. Para formar una red, el concepto se reprodujo en Venecia, Bilbao, Berlín y próximamente en el Medio Oriente.
La fundación explicó que aunque el proyecto resultaba "tremendamente emocionante" y con un gran potencial, no tiene la capacidad para realizarlo, debido al entorno económico sin precedentes que se vive a escala internacional.
Tras la decisión, el Gobierno de Jalisco y la asociación civil "Guadalajara Capital Cultural" anunciaron que están integrando un nuevo proyecto para construir un gran museo de clase mundial, debido a que ya se realizaron grandes esfuerzos económicos, sociales y culturales.
En los próximos días se dará a conocer el concepto, en el que utilizarán los estudios de factibilidad, las gestiones sociales, la visión estratégica y la integración de los liderazgos culturales empleados en el hoy cancelado Guggenheim Guadalajara.
Así, se busca que su calidad sea similar o incluso superior al proyecto anterior, explicó el Gobierno de Jalisco en comunicado de medios




_____________________________________________________________________



Arquitectura: Los "Guggenheim" que no nacieron



http://noticias.arq.com.mx/Detalles/11299.html#.UP8DN3ZdVqc


Desde Salzburgo hasta Río de Janeiro y Taiwan, el Guggenheim ha tratado de poner su marca en museos audaces pero faltos de financiación. La política y las crisis económicas han tumbado proyectos de la prestigiosa marca neoyorquina en muchos países (Mie, 07 Jul 2010)

En sus primeras visitas a Euskadi, en 1991, el ex director de la Fundación Guggenheim, Thomas Krens, solía bajar del avión con su portátil al hombro, un objeto entonces exótico y sideral, futurista como pocos. Impulsor de los planes de expansión de la marca, Krens llevaba en su ordenador, durante esa época, los archivos con los proyectos de Salzburgo, Tokio, Massachusetts, Varese y Venecia, además del de Bilbao, el único que salió adelante. 



page.cgi.jpg
Guggenheim Bilbao

En la mayoría de los casos, el dinámico ejecutivo del arte se dio de bruces con las peleas de los políticos de los respectivos países, o con las sucesivas crisis económicas, aunque ello no amedrentó a nadie, ni a la fundación neoyorquina ni a las numerosas novias que le salieron a raíz del éxito bilbaíno, ciudades candidatas que querían tener a toda costa -o eso decían- un museo como el de Frank Gehry.

La cifra de pretendientes ronda los 140, con distintos grados de compromiso. Algunos se desanimaron en las primeras citas, otros siguieron adelante, con planes de viabilidad ya hechos y maquetas presentadas, hasta que los choques entre diferentes niveles de gobierno, o entre distintos promotores enfrentados por la financiación, acabaron en divorcio. La trama de Urdaibai, aún pendiente de su desenlace, no es en este sentido original sino un posible capítulo de una serie en la que también figuran Río de Janeiro, los muelles de Nueva York, Guadalajara en México y hasta Taichung en Taiwan. 


Museo Guggenheim Guadalajara, Jalisco, México / TEN Arquitectos 

En los primeros compases de sus ambiciosos planes expansivos, Krens se lamentaba de todos los impedimentos que estaba encontrando para implantar un museo en las antiguas aduanas de Venecia. El resuelto estadounidense no salía de su asombro: él, que ya estaba en la era cibernética, veía cómo los funcionarios italianos aún utilizaban el lápiz para sus documentos.
Edificio de las viejas aduanas venecianas

Para hacer cualquier cosa en el edificio de la Punta della Dogana debía lograr la aprobación de los ministerios de Asuntos Exteriores, Bienes Culturales y Hacienda, así como el permiso del área municipal de Monumentos, unas tediosas negociaciones que contaban con la oposición de partida del Gobierno regional del Véneto, que quería para sí el edificio.
Seguramente Krens lo recordará como uno de los procesos más largos y tortuosos que ha conocido en la fundación neoyorquina, que en 2009 -veinte años después de todo aquello- perdía un concurso frente al magnate galo François Pinault para utilizar el edificio de las aduanas como un espacio museístico.

Al mismo tiempo que en Venecia, Krens negociaba en Salzburgo, un capítulo que comenzó cuando un grupo de notables austríacos, encabezado por el canciller Franz Vranitzky, le propuso a Krens, en 1988, instalar un Guggenheim en la ciudad. Escéptico al principio, al ex director de la fundación acabó de convencerle un espectacular diseño de Hans Hollein en el interior de la llamada 'roca sagrada', de 60 metros de altura, que le ofrecieron como sede de un futuro museo.

Guggenheim Salzburgo por Hans Hollein

El plan de viabilidad se presentó en 1990, y en él se incluía el coste del edificio, 100 millones de dólares, aproximadamente lo que costó el de Bilbao, con una previsión de 600.000 visitantes anuales. El Gobierno federal quiso hacerse cargo del 80% de la factura, y el 20% restante quedaría para el gobierno del 'Länder' -nivel de gobierno similar al autonómico- y el Ayuntamiento. De las posibles pérdidas o ganancias una vez abierto el museo, se encargaría la fundación de Nueva York.

El trato no funcionó. Primero el Partido Verde criticó que se horadara un símbolo de la ciudad y denunció su impacto medioambiental. Y más tarde, las relaciones entre los tres niveles administrativos se enconaron de tal forma que el proyecto quedó empantanado. «El canciller y el alcalde eran socialistas, y el gobernador del 'Länder', conservador. Y esto hizo mucho más complejo el proyecto», explicaba Krens a este periódico.

Para los responsables neoyorquinos, el museo de Bilbao fue como la seda en este aspecto. A pesar de las reticencias iniciales, todas las instituciones implicadas estaban en manos nacionalistas, y si bien hubo que convencer antes a algunos sectores del PNV, que no entendían cómo el Guggenheim casaba con la cultura vasca, los problemas se resolvieron sin sustos relevantes.

El apoyo del dentista

El caso es que los gobiernos cambian, y los proyectos de unos no siempre valen para los otros. Algo de esto sucedió con la idea de Krens de recuperar 28 pabellones industriales en North Adams (Massachussets) para hacer de ellos un parque temático de arte contemporáneo, gestionado por la Fundación Guggenheim. El gobernador demócrata George Dukakis, ex candidato a la presidencia de EE UU, apoyó la iniciativa y prometió una ayuda de 33 millones de dólares que no le dio tiempo a ejecutar porque salió derrotado en 1990. En su lugar, entró el conservador William Weld, que había hecho de la oposición aquel proyecto, llamado el MassMoca (Massachussets Museum of Contemporary Art), uno de los puntos fuertes de su campaña.

Krens no se arredró. Su dentista era hermano de Weld y con su apoyo consiguió que el republicano cambiara de opinión, si bien éste exigió que el Guggenheim recaudara 12 millones de dólares del sector privado. La petición llegaba en un momento en que apretaba la recesión económica de principios de los noventa, de modo que sólo se pudo conseguir la mitad, por lo que el Guggenheim se retiró de la aventura, si bien el centro logró abrir sus puertas en 1999.

La crisis también frustró los planes de Tokio -y de Osaka-, mientras que el proyecto de Varese, pensado para albergar la colección de arte minimal del conde Panza di Biumo, no ofrecía las suficientes garantías de éxito económico. El Guggenheim neoyorquino también se interesó en 1996 por el American Center de París, construido por Frank Gehry, pero le dijeron que para hacerse cargo de él debían pagar los 19 millones de deuda acumulada. Demasiado como punto de partida.

American Center de París, construido por Frank Gehry

Meses antes de la inauguración del Guggenheim de Bilbao se anunció un museo en Seúl, financiado por la empresa Samsung, para el que Gehry diseñó un edificio en el contexto de una zona de rascacielos, con una gran zona subterránea visible desde la calle. En este caso, la brusca bajada de los precios de los componentes electrónicos enterró el proyecto.

De todo este despliegue de actividad internacional surgieron los rumores de que el Guggenheim neoyorquino también lo intentó en Vietnam, y la confirmación de que habían considerado Chile, aunque en Latinoamérica los que más lejos llegaron fueron Brasil, con Río de Janeiro, y México, con Guadalajara.

En 2002, el alcalde de la urbe brasileña, el ex comunista César Maia, depositó 2,3 millones de euros para realizar un estudio de viabilidad, dirigido por Juan Ignacio Vidarte, el director general del Guggenheim Bilbao, que ya estaba al cargo de las operaciones internacionales, una tarea que le ha llevado a ser director de expansión dentro del organigrama de la fundación neoyorquina.

Guggenheim Río de Janeiro por Jean Nouvel

El estudio se hizo y Jean Nouvel diseñó un original edificio, que incluía una parte dentro del mar. El presupuesto se cifró en 250 millones de dólares, de los que el Guggenheim se hubiera llevado 40 de haber salido adelante. Pero los juzgados pararon el proyecto porque la negociación y los primeros pagos se habían hecho en dólares y no en reales, como estipula la ley.

Personas próximas a Maia acusaron al Partido de los Trabajadores de Lula da Silva de haber torpedeado la iniciativa. Vidarte lo negaba en este periódico. «Allí la política es más personalista y los partidos no tienen una disciplina como en Europa. El ministro de Cultura, el cantante Gilberto Gil, ha estado en contra, luego a favor y más tarde otra vez en contra del proyecto», explicaba.

Después del 11-S

El fracaso de Río dejó un hueco en Latinoamérica que trató de cubrir Guadalajara, la capital del estado mexicano de Jalisco. Un grupo de empresarios llegó a un acuerdo con ese estado para financiar los informes de viabilidad, y hasta hubo un proyecto del arquitecto Enrique Norten enclavado entre barrancos y montañas. La suma final habría ascendido a 270 millones de dólares, una cifra inasumible para los gobernantes mexicanos, que acuciados por la crisis durmieron el proyecto en 2008 y aún insisten en que podrían retomarlo más tarde, aunque en el Guggenheim lo dan por muerto.

Museo Guggenheim Guadalajara, Jalisco, México / TEN Arquitectos

El fantasma de las periódicas crisis económicas siempre ha amenazado las iniciativas apoyadas por la fundación. En 2000, Gehry y el alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani, presentaron un museo en los muelles de la ciudad como uno de los proyectos para regenerar esa zona, próxima a Wall Street. Los planes eran ambiciosos, con un presupuesto original de 920 millones de dólares, que luego quedaron en 680. Cuando Giuliani cedió el testigo a Michael Bloomberg, éste asumió el nuevo Guggenheim como suyo. Pero su éxito dependía de la recaudación privada, ya que el Ayuntamiento sólo iba a sufragar un 10%. Y la tarea de reunir esos fondos se volvió imposible tras el 11-S y la consiguiente crisis, también anímica.

Guggenheim Nueva York por Frank Gehry

Guggenheim Abu Dabi por Frank Gehry

Los últimos movimientos de la fundación neoyorquina se han desarrollado en Asia. Por una parte está el de Abu Dabi, con toda la seguridad de que salga adelante, y el de Taichung, la tercera ciudad en población de Taiwán, donde Zaha Hadid ideó un Guggenheim cifrado al principio en 400 millones de dólares al lado del nuevo Ayuntamiento y de un palacio de la ópera. Aquí, las instituciones que lo promovieron y que se comprometieron a financiarlo, se excusaron luego diciendo que no daría beneficios. Desde el Guggenheim les contestaron que los museos no dan beneficios en sí mismos, sino de modo indirecto.

Guggenheim Taiwán por Zaha Hadid

Hadid también ha hecho los planos para un museo de la marca en Singapur, en colaboración con el Hermitage de San Petersburgo, que tampoco ha salido. Con la suma de todas las intentonas, el Guggenheim sin duda ya ha hecho historia, entre otras cosas, porque ningún museo o fundación en el mundo ha mostrado hasta ahora semejante vocación internacional








____________________________________________________________________








http://www.proyectodiez.mx/2011/11/11/el-ocaso-del-museo-guggenheim/4392

El ocaso del museo Guggenheim en Guadalajara
11/11/2011
Arq. J. Jesus Garcia Rojas A.*
Se cita el proyecto de “la franquicia” de este museo en la ciudad de Guadalajara, promovido por apasionados del arte, la cultura y de la ciudad de Guadalajara pertenecientes a la iniciativa privada (Guadalajara Capital Cultural, A. C.) debido a su importancia y por que la ubicación propuesta no se utilizó como ancla o detonador para un proyecto integral de regeneración urbana de un sector determinado de la ciudad como fue el caso de Bilbao.
El proyecto se presenta aisladamente en un bello entorno natural en el limite geofísico norte de la ciudad como un atractivo turístico y cultural para la ciudad.
En Guadalajara no existe un plan estratégico para la regeneración urbana a la altura de su importancia y de sus necesidades; por ejemplo una zona especifica de la ciudad donde sería deseable la regeneración urbana y el aprovechamiento parcial o total de los terrenos pudieran ser la zona industrial sub-utilizada.
O la estación de pasajeros, carga, bodegas, almacenes, patios y talleres de los ferrocarriles (longitudinales, cercanos y paralelos a las avenidas circunvalación Santa Eduviges-Washington-Dr. Roberto Michel, desde Mariano Otero Hasta la calle Parras) que se ubican hoy en el corazón mismo de la ciudad (vecinos por ejemplo de la colonia Moderna, el Santuario del Perpetuo Socorro, San Carlos, Mirador el Álamo y de los parques públicos Agua Azul y González Gallo) que son subutilizados por un sistema ferroviario en proceso de liquidación.
Cabe destacar que el sistema ferroviario fue privatizado en el año de 1997 (EZP) por medio de una concesión a cien años dividido en tres regiones, correspondiéndole el estado de Jalisco al Grupo México (Germán Larrea Mota V.) y Unión Pacific, obsoleto para transporte de pasajeros por la prelación que se le dio al transporte carretero, centrándose en el transporte de carga, que pudieran ser reubicadas.
Existe como antecedente nacional pasado lo realizado en Nonoalco Tlatelolco en la Ciudad de México, en el presente lo que se realiza en la ciudad de Aguascalientes mediante el Fideicomiso Tres Centurias. Es un proyecto publico, el gobierno del estado compro los terrenos de los talleres del ferrocarril y los que está desarrollando para beneficio de la ciudad, en el que ya se hicieron parques deportivos, museos, centro de rehabilitación y se tienen planeados centro de convenciones, centro de negocios, oficinas corporativas, hoteles, centros comerciales, centros de entretenimiento, etc. y en la misma ciudad de México con la Biblioteca Nacional José Vasconcelos, que construyó la SEP-CONACULTA en terrenos contiguos (AV. Insurgentes y Mosqueta) de la antigua estación de ferrocarril de Buenavista que será revitalizada para transporte suburbano.
La fundación Guggenheim favoreció para su sexto museo y primera “franquicia” Latinoamericana a la ciudad de Guadalajara, actualmente tiene su sede en New York. Tiene también sus sedes/franquicias en Las Vegas, Berlín, Venecia y Bilbao (están en estudio Rió De Janeiro ,Pekín, Tokio y Taichung).
Los estudios de factibilidad fueron positivos, se eligió para su ubicación el parque municipal mirador independencia, al norte de la ciudad emplazado en los limites de la Barranca de Oblatos, donde se apreciaría la barranca, el río Santiago, la cortina y el espejo de agua de la futura presa de arcediano, que tampoco se realizo.
Esta región cobraría un gran plusvalía, sitio donde termina la Calzada Independencia que divide a la ciudad de norte a sur en dos grandes zonas socio-económicas (oriente, relegada y poniente, impulsada con inversión y desarrollo), esta calzada se inicia al sur precisamente en la nueva estación de pasajeros del ferrocarril hoy prácticamente en desuso (únicamente para el paseo turístico a Amatitan).
Se convocó a un concurso por invitación para la realización del proyecto conceptual, ganándolo la firma Ten Arquitectos del mexicano Enrique Norten, con una controvertida propuesta arquitectónica de la cual forma parte una torre de cristal de 180 metros de altura, que para la operación de un museo resultaba inusual y se supone poco practica.
Adicionalmente Guadalajara es zona sísmica, al pie de la barranca de 500 metros de profundidad, con un impresionante y espectacular mirador estos museos están de moda especialmente el de Bilbao, España, diseñado por Frank O. Gehry y que se han caracterizado mas por su forma que por su función y contenidos, son mas visitados para ver el inmueble que sus exposiciones, con una arquitectura innovadora, creativa, audaz y atractiva que invoca los antiguos parques temáticos de Walt Disney como Epcot Center. De hecho estos contrataron al Arquitecto Gehry para el proyecto de una sala de conciertos con una solución semejante en los Ángeles, California.
Estos museos han recibido severas criticas de expertos e intelectuales a nivel mundial, basadas en que la colección de la fundación, que si bien es importante, es insuficiente para su proyecto de expansión tan ambicioso (McDonalizacion de museos), de hecho su ex director Peter Lewis renuncio por oponerse a esta mercadotecnia del museo en lugar de centrarse en fortalecer su sede ( New York ), su colección y por la baja calidad de las exposiciones que se están haciendo en sus “franquicias” ( motocicletas, Giorgio Armani, etc.)
Otro cuestionamiento del museo es su costo de construcción y operación, y el origen del financiamiento para su realización ya que se considera inevitable para su ejecución la aportación de recursos públicos: municipales, estatales y federales no presupuestados (los presupuestos destinados a la cultura, ciencia y tecnología en México son escasos e insuficientes).
Inclusive, por ejemplo, los recursos públicos federales para el auditorio e iniciar la biblioteca del Centro Cultural Universitario han sido suministrados lentamente y con dificultad.
En Bilbao el gobierno vasco aportó la inversión total de la construcción del inmueble y asumió los costos de operación el patronato del museo y la fundación aporta únicamente sus colecciones y experiencia.
Se subraya la rentabilidad social, que por el monto de la inversión sería suficiente para apoyar otro modelo cultural mas nacionalista y la realización de museos mas congruentes, menos ostentosos, en los que importe mas sus contenidos que su forma, cuando las circunstancias económicas y prioridades de la ciudad, el estado y el país son otras ( 50 millones de pobres, de estos 25 millones en pobreza extrema ,bajos salarios, desempleo, informalidad, expulsión de capital humano, inseguridad).
Sin embargo el caso del museo Guggenheim de Bilbao a pesar de ser una costosísima inversión que se realizó (1991 -1997) en seis años de gestión y construcción, es un acontecimiento al convertirse rápidamente en una referencia o icono de la ciudad a nivel global, cristalizándose en un gran atractivo turístico, cultural y comercial, de tal suerte que el numero de visitantes por año supero todas la expectativa.
Se calculaba recibir medio millón de visitantes al año y el primer año recibieron 1.3 millones. En una ciudad que su área metropolitana tiene un millón de habitantes, cabe aclarar que el museo no es el único atractivo de Bilbao y que en Europa el nivel educativo es alto y el flujo de turismo cultural es el mayor del mundo.
Finalmente el museo Guggenheim no se realizaría por su inviabilidad y sería sustituido en el mimo sitio por un proyecto menos ambicioso realizado por la firma de arquitectos Herzog, proyecto que se efectuara en un parque publico que se da en comodato a un patronato de la iniciativa privada y se construirá con recursos públicos, en un sitio que no es el adecuado, por que se está destruyendo un espacio publico que ya existente y no tendrá ningún efecto multiplicador en la zona
*El autor es Socio Director del despacho García Rojas y Asociados (Garoa) y se basó en el estudio Análisis sobre regeneración y densificación de centros urbanos.





______________________________________________________________






http://www.conaculta.gob.mx/detalle-nota/?id=13822
10 de junio de 2011
Comunicado No. 1151 

***La escultura Eder Castillo, instalada en el Museo Ex Teresa Arte Actual, busca cambiar la experiencia que se tiene al visitar los recintos museísticos rompiendo con la solemnidad 

La escultura monumental inflable GuggenSITO, creada por Eder Castillo, a partir del diseño arquitectónico del museo Museo Guggenheim de Bilbao, España, es una propuesta que explora el lado lúdico del arte, pues se trata de una pieza en la que el visitante puede subirse en ella y andar por sus pasillos. La pieza se exhibe a partir de este viernes 10 de junio en el Museo Ex Teresa Arte Actual de INBA-Conaculta.
Se trata de una creación que toma como base la visita a un museo, pero la lleva a un contexto en el cual se rompen los convencionalismos respecto a la manera en que comúnmente se recorren estos recintos.
Durante el tiempo de exhibición, que será hasta el 17 de julio,  se realizarán actividades para niños y jóvenes.
       El autor de la pieza es Eder Castillo, quien a través de la pieza de color blanco que ocupa una superficie de 81 metros cuadrados y alcanza los seis metros de altura, acerca al público a la experiencia de una obra de arte público.
       El artista comentó que este prototipo fue diseñado con la intención de instalarse en zonas que por su localización geográfica están aisladas del circuito cultural y en las que, en la mayoría de los casos, no se contemplan estas actividades.
       Es un obra visualizada para llegar a estas zonas, colonias marginadas, que se localizan sobre todo en la zona conurbada de la ciudad. Con esto se demuestra que el arte contemporáneo no se quiere quedar atado a un solo lugar, refirió Eder Castillo.
       La pieza es capaz de desplazarse –señaló-- y tener un diálogo directo con personas que difícilmente han tenido acceso a experiencias culturales. No es una exposición, sino un generador de espacios; habla de lo arquitectónico, lo artístico y lo urbano, pero sobre todo deja que las personas hablen sobre sí mismas”.
       Detalló que la idea surgió cuando se enteré de que  México iba a tener su propio Museo Guggenheim, proyecto que al final se canceló. “Lo que más me llamó la atención fue la importancia de generar políticas culturales integradoras, es decir, proyectos que realmente se acercaran a las comunidades más alejadas de las zonas culturales”.
       El GuggenSITO fue construido con una lona plástica reforzada, dispone de un espacio interior de 56 metros con capacidad para albergar de 10 a 15 personas.
       Durante su exhibición en el Ex Teresa Arte Actual, se pondrá a disposición del público un video que documenta el viaje que realizó la escultura inflable durante los meses de marzo a mayo.
       Eder Castillo informó que luego de estar en la capital del país, viajará al Museo de Artes y Ciencias de San Luis Potosí, al Museo de Arte y Diseño de Costa Rica y a San Juan, Puerto Rico.
       “Mi idea es que la pieza se destruya por sí misma, que esté tan parchada y usada y que sea necesario, tal vez, construir otra, si es que se requiere”, expuso Eder Castillo.
       El artista comentó que la pieza se dirige sobre todo al público infantil, por lo que los niños que lo visiten podrán pintar en sus paredes, para dar espacio a una de las inquietudes que tienen y cómo las desahogan.
       “Esa una actividad que se dio de manera coyuntural, pues el proyecto no estaba pensado con ese propósito, sino para utilizar los espacios públicos para actividades culturales, y fomentar así la participación ciudadana.
       “Pero todo ha sido muy positivo y enriquecedor, tanto para los visitantes a la escultura, como para mí como creador de la idea, pues es una pieza que al mismo tiempo puede ser considerada escultura y juguete, sus interpretaciones se abren enormemente”, consideró Eder Castillo.
       Un complemento a la experiencia de visitar la escultura inflable es que se proyectarán dentro de ella diversos videos, unos con el recuento de las experiencias previas.
       Otros son trabajos audiovisuales del autor en los que expresa sus búsquedas con un estilo similar al grafiti, o bien con personajes y figuras inspiradas en las construcciones urbanas.
       Para complementar la presencia del GuggenSITO en el Museo Ex  Teresa Arte actual, se realizarán visitas guiadas con niños de escuelas primarias y secundarias de la zona, así como talleres de dibujo, basados con la propuesta de la obra. El recinto se ubica en Lic. Primo Verdad No. 8, Centro Histórico de la Ciudad de México.
JRA
México / Distrito Federal